Sonett-Forum

Normale Version: El álamo blanco
Du siehst gerade eine vereinfachte Darstellung unserer Inhalte. Normale Ansicht mit richtiger Formatierung.
El álamo blanco


Mientras el aura del ardiente estío
derramaba con fuego fatigado
sobre la mustia majestad del prado
del alma aurora el virginal rocío,


besando el agua del raudal umbrío,
a la sombra de un álamo apartado,
oyó que así en murmullo sosegado
decían el árbol y el sonoro río:


-Si el céfiro de abril huyó ligero,
¿qué espíritu divino te alimenta
y hace perpetuo tu verdor primero?


-Yo presto sombra cuando el sol calienta,
rasgo del aire el torbellino fiero
y el bien que hago mi verdor sustenta.