Sonett-Forum

Normale Version: Ajenos al temor y a la tristeza
Du siehst gerade eine vereinfachte Darstellung unserer Inhalte. Normale Ansicht mit richtiger Formatierung.
Ajenos al temor y a la tristeza
crecimos cual los frutos de una rama,
y aún alumbra el confuso panorama
de mi vida, su cándida belleza.


Mas cuando la inmortal Naturaleza
dice a la juventud: ¡Despierta y ama!
y alcanzamos la edad en que la llama
de la pasión a embravecerse empieza,


su genio se volvió, para mi daño,
cayendo en singulares extravíos,
suspicaz, melancólico y huraño.


Ya extremaba, impaciente, sus desvíos
y ya, sumisa en estupor extraño,
no aparataba sus ojos de los míos.